29 Mayo 2014

El liderazgo es un tema en general muy comentado por todos, pero complejo de poner en práctica desde mi punto de vista. Esto no solamente por las múltiples habilidades que debe desarrollar la persona, sino por el equilibro que debe mantener entre el poder que conlleva la responsabilidad y la disposición para ejercer este rol a la par de lograr resultados tanto en números como de satisfacción profesional y personal de los seguidores.

Una recomendación básica para lograr ambos resultados al mismo tiempo es simplemente trabajando en el ejemplo, tema complejo porque el líder tiende a sentir que ya pagó piso y que esta tarea dejó de ser parte de su trabajo diario mucho tiempo atrás. Lo cierto es que la forma más sencilla de aprender de cualquier ser humano es viendo a otro cómo lleva a cabo el ejercicio y si éste ejemplo es dado por un líder el impacto será mucho mayor en todo aspecto y sentido. Considera también que aquello que mira el líder es observado por los seguidores, mientras que aquello que no, automáticamente desaparece del campo de acción. Hasta aquí es fácil escribir estas ideas, pero en la práctica esto trae consigo una serie de tareas, como buscar la información y validar cómo se están llevando a cabo las acciones.

Esto implica involucrarse en los procesos y tomar realmente conciencia de qué pasa dentro de nuestras organizaciones a profundidad, lo que claramente va mas allá de las reglas y procesos establecidos. Ahora para facilitar aún mas la tarea, deberíamos recordar algunas prácticas que en el ascenso muchos líderes olvidaron, por ejemplo dejar de lado escuchar y de ser asertivos sin valorar la importancia del qué piensa o mejor aún qué siente el otro ante nuestras decisiones, escuchando a medias porque nos hemos acostumbrado a creer que somos los bendecidos por la razón.

Lo bueno dentro de todo es que aquello que alguna vez se aprendió puede ser recordado, pero eso sí, es necesario hacer una toma de conciencia de la situación y volver a entrenar en estas habilidades que son tan necesarias en cualquier persona y mas que todo en aquellos que somos o deseamos ser verdaderos líderes.

En resumen creo que no hay mejor entrenamiento para un seguidor que hacerlo sentir que su líder no solamente habla, sino también escucha y hace, a pesar de todo lo que sabe, demostrando que es uno más en el equipo, capaz de involucrarse y hasta ponerse en acción con el fin de buscar soluciones para el bien común.

El filósofo Hugo Landolfi define al liderazgo como:

El ejercicio manifestativo de las actualizaciones y perfeccionamientos de un ser humano, denominado líder, quien por su acción se coloca al servicio del logro, a través de una misión, de uno o varios objetivos propuestos por una visión.

Share

mm

About

Consultora Comercial, Conferencista y Entrenadora de equipos de ventas, con más de 12 años de experiencia gestionando áreas comerciales. Master especializado en Administración de Empresas – EADA Escuela de Alta Dirección y Administración de España. Profesional en Administración en Centrum Católica y Publicista graduada del IPP.

0 Comentarios

Leave a Reply







Suscríbete al Boletín

Únete al boletín y mantente informado de las noticias que tenemos para tí.

Gracias por suscribirte!