Fabiola Mérchor

Blog Archive

Some Blog Archive descrition

Suele pasar que vendedores de éxito llegan a un estado de confort, situación realmente delicada, por no detectar y trabajar el tema a tiempo, quedando como única solución el despido del trabajador.

 

Tengamos en cuenta que los vendedores somos personas expuestas a un alto nivel de adrenalina, debido a una constante prueba de nuestras habilidades y límites, sin considerar que al no obtener los resultados esperados ponemos en riesgo nuestra estabilidad en las empresas.

 

La pregunta es: ¿Cómo una persona exitosa, que llega a sus metas, entra en una zona de confort?  Bueno es sencillo, algo muy común en los seres humanos es la facilidad de generar costumbres.  El ritmo normal en el que vive un vendedor implica altos niveles de presión e incertidumbre que acompañan no sólo el logro de un objetivo sino la búsqueda constante de sobrepasar las metas.  Esta destreza se obtiene por el entrenamiento de ofrecer y reevaluar el proceso de venta todos los días con cada cliente, lo que nos termina convirtiendo en expertos en la materia.

Hombre descansando

 

Ahora ¿qué pasa cuando lograr la meta se vuelve algo sencillo? Cuando lo que ganas te basta y te sobra para cubrir necesidades y satisfacer gustos.  Bueno, es ahí cuando se puede producir la muerte de un vendedor. Esta persona entra a una fase de autosuficiencia, manejando su entorno con mucha facilidad, donde el reto pierde emoción.

 

Es fácil identificar al vendedor que se encuentra en esta parte de la curva, ya que empieza a llegar tarde, solicita más permisos de los normales y afecta su productividad.  Muchas veces cuando se le presiona y se le llama al orden, pueden llegar a decirte que si no se sienten a gusto con su trabajo que los despidas.

 

No deseo

 

Tengamos claro que este tipo de conductas son insanas tanto para él como para el equipo: consideremos que esta persona era ejemplo y hoy su cambio atrae aún más la atención sus compañeros, incentivando la indisciplina y la falta de respeto a su superior.  En el caso se llegue a este límite, es mejor un cese dejando claro que el orden, respeto y disciplina son fundamentales en un equipo de trabajo.

 

La muerte de un vendedor puede ser evitada siempre y cuando el supervisor o persona a cargo, detecte a tiempo que el logro de los objetivos dejó de ser suficiente.  En este momento se debe prestar especial atención a trabajar en el desarrollo de metas personales, buscando que el vendedor invierta su ingreso extra en el bienestar de su familia o en sí mismo. Podemos estar hablando de adquirir un bien, mejorar la educación de sus hijos o en su defecto despertar el interés por los estudios en la persona, mostrándole que esta acción le permitirá desarrollar una línea de carrera en el tiempo.  En tu caso, ¿qué acciones o técnicas aplicas para reconquistar el interés y el compromiso de tu gente?

Suscríbete al Boletín

Únete al boletín y mantente informado de las noticias que tenemos para tí.

Gracias por suscribirte!