Fabiola Mérchor

Religión y las Ventas

Después de 12 años trabajando en áreas comerciales, me queda claro que Dios es un gran componente para el logro de los objetivos, entiendo que el comentario que puede resultar divertido y hasta controvertido, pero cuando un equipo no está entrenado, el factor religioso juega una dosis importante en el tema.

Es interesante ver cómo vendedores que no aplicaron un sistema de trabajo ordenado y lógico desde la primera semana de gestión, terminan culpando a su supervisor, a los sistemas de aprobación, al mercado y hasta Dios del por qué no lograron la cuota asignada. Y por el contrario piensan que aquellos que lo lograron o sobre pasaron una meta tienen una bendición especial.

Bueno es cierto, aquellos vendedores lograron objetivos tienen un algo especial, tienen un sistema de trabajo, ordenado y lógico, que desarrollan durante 4 semanas a un ritmo constante. Este sistema de trabajo les permite trabajar de una manera constante durante el mes en la prospección de clientes, seguimiento y maduración, donde obtendrán un resultado satisfactorio o no. A diferencia de los vendedores fervorosos que tenderán a iniciar muy lentamente sus actividades de prospección de clientes a partir del día 6 o 7 del mes, para luego apresurarse con suerte el día 10. En otros casos los más vendedores más fieles iniciaran el día 15 dejando la voluntad del logro de sus objetivos a Dios.

Este sistema de trabajo pierde más de una semana de gestión en muchos casos, genera grandes picos de adrenalina y desgaste emocional, con comentarios que enfocan y agrandan las deficiencias y problemáticas con el fin de asignarle a alguien la culpa de su desgracia.

Seamos realistas, como en toda área, como en toda empresa, nada va a ser perfecto, siempre existirán las caídas de sistemas, procesos que no se ejecuten a tiempo o al 100% ya sea por personal nuevo o por falta de entrenamiento adecuado de las áreas administrativas, temas que siempre van existir en menor o mayor grado, lo que hace que sea indispensable que el vendedor empiece a gestionar en el peor de los casos el día 2 o 3.

Para lograr un equipo entrenado es necesario definir acciones y logros semanales, tener correcciones a tiempo donde la figura del supervisor es vital para cumplir los avances. Algo tan sencillo como hacer una capacitación del producto y validar que éste haya sido entendido desde las condiciones hasta el correcto llenado de una solicitud, debe hacerse de preferencia en la primera semana del mes, sino sobre seguro tendremos una serie de quejas y problemas para el cierre.

En resumen tener un equipo entrenado para e logro de objetivos depende del orden y disciplina que estemos dispuestos seguir dentro de los 30 días de gestión o 365 al año.

Share

mm

About

Consultora Comercial, Conferencista y Entrenadora de equipos de ventas, con más de 12 años de experiencia gestionando áreas comerciales. Master especializado en Administración de Empresas – EADA Escuela de Alta Dirección y Administración de España. Profesional en Administración en Centrum Católica y Publicista graduada del IPP.

0 Comentarios

Leave a Reply







Suscríbete al Boletín

Únete al boletín y mantente informado de las noticias que tenemos para tí.

Gracias por suscribirte!